Navigation
Tag archives for:

post

SUERO RENOVADOR GLICOLAC LA ESPARTERÍA

Aunque hay quien dice que el verano es una actitud, nos guste o no, la estación de sol y playa se está acabando. Y acabadas esas largas exposiciones directas al sol, llega el tiempo de introducir los ácidos en nuestra rutina dermocosmética para delvolverle  a nuestra piel esa luz y esa uniformidad que ellos nos aportan.

Los ácidos son activos, que por su naturaleza provocan sobre nuestra piel, aparte de innumerables beneficios, la posibilidad de que si estos son utilizados a altas concetraciones, si hacemos un uso indebido de ellos o si nuestra piel es especialmente sensible, sensibilicen e irriten nuestra piel. Pero con una fórmula cosmética cuidada y equilibrada podemos conseguir que nuestra piel se beneficie de los efectos cosméticos que tienen estos activos y a la vez proteger la piel y minimizar los efectos adversos que estos puedan producirnos.

Os hablo a continuación de nuestro Suero Renovador Glicolac, de los activos que lo componen y de por qué se ha convertido en uno de los serum más recomendados en la farmacia y que más os gusta a vosotras/os.

 

ÁCIDO GLICÓLICO ÁCIDO LACTOBIÓNICO ÁCIDO HIALURÓNICO ALANTOINA

 

Nuestro Suero Renovador Glicolac es un gel fluido, una textura muy ligera, sin olor y que debemos aplicar cada noche antes de nuestra crema habitual. Es formado por una fórmula cosmética sencilla, equilibrada y que nos aporta todos los beneficios de los ácidos pero a la vez hidrata y protege a nuestra piel de los efectos irritantes de estos activos cosméticos. Os dejo a continuación su INCI

 

AQUA, ALCOHOL DENAT., GLYCOLIC ACID, GLYCERIN, SODIUM HYDROXIDE, LACTOBIONIC ACID, SODIUM HYALURONATE, ALLANTOIN, CAPRYLOYL GLYCINE, CAPRYLYL GLYCOL, DEHYDROXANTHAN GUM, DISODIUM EDTA, HYDROXYETHYLCELLULOSE.

 

ÁCIDO GLICÓLICO 10%. El cabeza de familia de los alfa hidroxiácidos tiene capacidad de microexfoliar la capa más superficial de la piel , disminuyendo el grosor del estrato córneo y favoreciendo la renovación celular. Al disminuir el grosor de la capa superficial de la piel, esta respirará mejor y tendrá menos tendencia a obstruirse formando imperfecciones, acné, puntos negros, milliums… y gracias a esta función también, elimina o mejora el aspecto de pequeñas marquitas y cicatrices superficiales, difumina pequeñas arrugas y líneas de expresión y aporta un aspecto uniforme y homogéneo a nuestra piel. A capas más profundas, estimula la síntesis de colágeno por lo que a nivel antiarrugas y antiflacidez presenta un gran potencial.

ÁCIDO LACTOBIÓNICO. Se trata de un polihidroxiácido que presenta las mismas propiedades que el ácido glicólico pero con la ventaja añadida de que además presenta características hidratantes (evita la pérdida de agua de la piel) y antioxidantes (evita la formación de radicales libres).

SODIUM HYALURONATE. Ácido hialurónico de alto peso molecular que se deposita en las capas más superficiales de la piel hidratándola y favoreciendo la retención de agua en esta. Piel tersa, jugosa e hidratada.

 

ALANTOINA. Sustancia química que estimula la cicatrización, la regeneración y la epitelización, es decir estimula la formación de células epiteliales nuevas y favorece el desprendimiento de células dañadas o envejecidas. Por lo tanto el efecto de disminución del grosor del estrato corneo se ve compensado con el efecto epitelizante de la alantoina. Piel renovada, tersa. Ideal para evitar cicatrices del acné.

 

CAPRYLOYL GLYCINE. Antibacteriano y seborregulador. Ideal en pieles acnéicas, mixtras y grasas.

Estos son los activos que encontramos en nuestro serum glicolac, una formula equilibrada y respetuosa, que aporta a nuestra piel lo que necesita.

Siempre que queráis saber la eficacia de un cosmético tenéis que darle la vuelta al envase y mirar su INCI o listado de ingredientes ordenados de mayor a menor cantidad. Porque ahí se encuentra el secreto. No es fácil descifrarlo, pero para eso nos tenéis a los farmacéuticos 🙂

CONOCE Y ELIMINA LA CELULITIS!!

 

Comenzada ya la operación biquini, en este nuevo post queremos daros algunos consejos para combatir la celulitis y la piel de naranja, y entrar en la temporada de playa en las mejores condiciones.

La celulitis es una alteración del tejido subcutáneo que se manifiesta externamente en forma de bultos y hoyuelos conocidos como piel de naranja.

ETAPAS del desarrollo de la celulitis:

La celulitis se va formando en diferentes etapas o fases hasta llegar a la desestructuración del tejido subcutáneo.

Primera etapa: La microcirculación venosa y linfática se enlentece, lo cual provoca vasodilatación.

Segunda etapa: Esa vasodilatación, hace permeables a los vasos venosos y linfáticos y así sale líquido al medio exterior (espacio intersticial).

Tercera etapa: Ese líquido, se vuelve denso y espeso, lo cual dificulta el intercambio de nutrientes entre las células grasas y los vasos. Las células adiposas crecen en tamaño porque no pueden eliminar sus residuos o productos de desechos a la circulación. Esa hipertrofia adiposa puede inducir incluso al estallido del adipocito, volcando así su contenido graso al exterior.

Cuarta etapa: Se genera una fibrosis. Una red que encierra a las células grasas, a los vasos venosos y linfáticos. Esta red dificulta aún más en intercambio nutritivo entre células. Por otro lado, esta red fibrosa también comprime a las terminaciones nerviosas y a las células grasas produciendo dolor.

Quinta etapa: La evolución de la fibrosis genera macro nódulos, dando lugar a la apariencia externa de la celulitis o “piel de naranja”.

 

celulitis 1

 

Los SÍNTOMAS PREVIOS a la aparición de la celulitis son:

Pesadez en los miembros inferiores por la acumulación de líquidos (edema) y productos de desecho, edema e inchazón en los tobillos, calambres o punzadas, pies fríos, várices, hematomas espontáneos…

 

Las CAUSAS que pueden desencadenar en celulitis son:

 

El factor genético o hereditario: Antecedentes familiares de obesidad y celulitis favorecen su aparición, entonces será conveniente vigilar la dieta.

La falta de ejercicio o sedentarismo: La falta de actividad física empeora la situación. El ejercicio activa la circulación sanguínea y el metabolismo de las células grasas.

Una alimentación inadecuada: Una dieta hipercalórica da lugar a un aumento de peso, de las celulas grasas, entonces así se empeora aún más el proceso celulitico. También se debe tener en cuenta la relación existente entre el sodio (sal) y la celulitis. El exceso de sodio en la dieta produce edema o retención de líquidos, lo cual agrava aún más el problema.

 

celulitis2

 

El estrés: Las tensiones acumuladas dificultan la circulación, así los productos de intercambio y de desecho no pueden eliminarse.

El alcohol y el tabaco: con su consumo aumentamos la cantidad de toxinas incorporadas al organismo. El alcohol impide una correcta depuración del material de desecho y el tabaco dificulta una correcta circulación sanguínea.

Utilizar vestimenta inapropiada: Ya sea ropa ajustada o tacones altos, estos empeoran la circulación y el retorno venosos generando más edema.

Permanecer mucho tiempo de pie: Dificulta la circulación y provoca la aparición de varices.

 Factores hormonales: la aparición de celulitis está relacionada con altos niveles de estrógenos, lo que da lugar a edema o retención de líquidos. La pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual, uso de píldoras anticonceptivas son todas situaciones donde las hormonas sufren algún desorden. Estas circunstancias desencadenan o empeoran la celulitis.

 

 

combatir4

 

Finalmente, para prevenir la aparición de celulitis podemos daros algunos CONSEJOS:

Limitar el consumo de café ya que limita la capacidad del riñón para filtrar la sangre y eliminar así las toxinas a través de la orina.

Evitar situaciones de estrés: los nervios, la ansiedad, etc., empeoran o desencadenan el proceso celulítico.

No fumar: El tabaco dificulta la buena circulación e impide la correcta absorción de vitaminas, además de deshidratar la piel.

Evitar el consumo de alimentos refinados ya que estos generan en nuestro organismo una gran cantidad de productos de desecho o sustancias toxicas, así como la acumulación de grasas.

Limitar el consumo de bebidas alcohólicas: dificultan o impiden la correcta depuración del organismo, ya que afectan al buen funcionamiento del hígado y los riñones.

Mantener una dieta equilibrada, con alto porcentaje de fibras para poder así regular el tránsito intestinal.

Tomar como mínimo un litro y medio de agua a lo largo del día.

Realizar ejercicio físico de forma regular

Evitar vestimenta que nos comprima la circulación así como el calzado

Realizar 1 a 2 veces a la semana masajes o tratamientos drenantes con cremas específicas.

Completar el tratamiento con fitoterapia, siempre que un profesional de la salud lo recomiende.

 

 

550x98cabecera

HALITOSIS, UN PROBLEMA MUY COMÚN

La halitosis es un signo clínico caracterizado por mal aliento u olor bucal desagradable. Afecta al 25% de la población, afectando negativamente a las relaciones sociales e interpersonales de aquel que lo padece.

Si bien en más del 85% de los casos el origen del mal aliento (o halitosis) está ligado a un origen bucal y de tipo bacteriano, en otros casos también puede estar relacionado con problemas a nivel de las vías respiratorias o con problemas estomacales.

 

halitosis - mal aliento1

 

Algunos de los elementos que pueden estar en el origen del mal aliento son las caries, el consumo de alcohol, el tabaco, tomar poco líquido y consumir una dieta muy baja en calorías. Asimismo, también pueden desarrollar este problema las personas que tienen problemas en sus encías y quienes consumen cierto tipo de medicamentos.

Los agentes responsables del olor desagradable que acompaña a la halitosis son las bacterias anaeróbicas ubicadas en la boca (están en la lengua y en la garganta). Algunas bacterias, en su actividad, producen azufre y otros elementos sulfurosos como sustancias de desecho.

 

El tratamiento de la halitosis, no resultante de otras enfermedades (estomacales, respiratorias…), tiene distintas posibilidades:

  • Evitar el tabaco, alcohol, café y alimentos de intenso sabor u olor como el ajo, que potencian la halitosis.
  • Ingesta abundante de agua: se recomienda beber entre uno y dos litros de agua al día para favorecer la producción de saliva.
  • Cepillado dental, como mínimo tres veces al día o después de cada comida principal y sobre todo nunca olvidar antes de ir a dormir por la noche. El cepillado de los dientes debe realizarse en todas sus caras y también debe incluir el dorso de la lengua. Se recomienda un cepillo dental suave si sangran las encías y una pasta de dientes que no contenga flúor.
  • Colutorios bucales (especialmente los que contienen agentes antisépticos) tras el cepillado o entre cepillados. Su eficacia es transitoria y no deberían sustituir al cepillado dental sino complementarlo.
  • Uso de seda dental: para eliminar los restos de comida incrustados entre los dientes. Debe realizar después de las comidas y antes del cepillado dental.
  • Masticar chicle sin azúcar: es otro remedio contra la halitosis entre las comidas o entre cepillados de dientes, debido a que se aumenta la producción de saliva. Tampoco debe sustituir al cepillado dental. Los chicles con Xilitol, además, tienen un efecto bacteriostático debido a la neutralización de los ácidos y evitan la formación de placa dental.
  • Acudir a un odontólogo que explore la cavidad oral, todas las piezas dentarias y las encías, y que bajo su criterio médico, le aconseje una solución eficaz y personalizada a su problema.

 

sonrisa

550x98cabecera

Back to top