Navigation
Tag archives for:

fitoterapia

CONOCE Y ELIMINA LA CELULITIS!!

 

Comenzada ya la operación biquini, en este nuevo post queremos daros algunos consejos para combatir la celulitis y la piel de naranja, y entrar en la temporada de playa en las mejores condiciones.

La celulitis es una alteración del tejido subcutáneo que se manifiesta externamente en forma de bultos y hoyuelos conocidos como piel de naranja.

ETAPAS del desarrollo de la celulitis:

La celulitis se va formando en diferentes etapas o fases hasta llegar a la desestructuración del tejido subcutáneo.

Primera etapa: La microcirculación venosa y linfática se enlentece, lo cual provoca vasodilatación.

Segunda etapa: Esa vasodilatación, hace permeables a los vasos venosos y linfáticos y así sale líquido al medio exterior (espacio intersticial).

Tercera etapa: Ese líquido, se vuelve denso y espeso, lo cual dificulta el intercambio de nutrientes entre las células grasas y los vasos. Las células adiposas crecen en tamaño porque no pueden eliminar sus residuos o productos de desechos a la circulación. Esa hipertrofia adiposa puede inducir incluso al estallido del adipocito, volcando así su contenido graso al exterior.

Cuarta etapa: Se genera una fibrosis. Una red que encierra a las células grasas, a los vasos venosos y linfáticos. Esta red dificulta aún más en intercambio nutritivo entre células. Por otro lado, esta red fibrosa también comprime a las terminaciones nerviosas y a las células grasas produciendo dolor.

Quinta etapa: La evolución de la fibrosis genera macro nódulos, dando lugar a la apariencia externa de la celulitis o “piel de naranja”.

 

celulitis 1

 

Los SÍNTOMAS PREVIOS a la aparición de la celulitis son:

Pesadez en los miembros inferiores por la acumulación de líquidos (edema) y productos de desecho, edema e inchazón en los tobillos, calambres o punzadas, pies fríos, várices, hematomas espontáneos…

 

Las CAUSAS que pueden desencadenar en celulitis son:

 

El factor genético o hereditario: Antecedentes familiares de obesidad y celulitis favorecen su aparición, entonces será conveniente vigilar la dieta.

La falta de ejercicio o sedentarismo: La falta de actividad física empeora la situación. El ejercicio activa la circulación sanguínea y el metabolismo de las células grasas.

Una alimentación inadecuada: Una dieta hipercalórica da lugar a un aumento de peso, de las celulas grasas, entonces así se empeora aún más el proceso celulitico. También se debe tener en cuenta la relación existente entre el sodio (sal) y la celulitis. El exceso de sodio en la dieta produce edema o retención de líquidos, lo cual agrava aún más el problema.

 

celulitis2

 

El estrés: Las tensiones acumuladas dificultan la circulación, así los productos de intercambio y de desecho no pueden eliminarse.

El alcohol y el tabaco: con su consumo aumentamos la cantidad de toxinas incorporadas al organismo. El alcohol impide una correcta depuración del material de desecho y el tabaco dificulta una correcta circulación sanguínea.

Utilizar vestimenta inapropiada: Ya sea ropa ajustada o tacones altos, estos empeoran la circulación y el retorno venosos generando más edema.

Permanecer mucho tiempo de pie: Dificulta la circulación y provoca la aparición de varices.

 Factores hormonales: la aparición de celulitis está relacionada con altos niveles de estrógenos, lo que da lugar a edema o retención de líquidos. La pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual, uso de píldoras anticonceptivas son todas situaciones donde las hormonas sufren algún desorden. Estas circunstancias desencadenan o empeoran la celulitis.

 

 

combatir4

 

Finalmente, para prevenir la aparición de celulitis podemos daros algunos CONSEJOS:

Limitar el consumo de café ya que limita la capacidad del riñón para filtrar la sangre y eliminar así las toxinas a través de la orina.

Evitar situaciones de estrés: los nervios, la ansiedad, etc., empeoran o desencadenan el proceso celulítico.

No fumar: El tabaco dificulta la buena circulación e impide la correcta absorción de vitaminas, además de deshidratar la piel.

Evitar el consumo de alimentos refinados ya que estos generan en nuestro organismo una gran cantidad de productos de desecho o sustancias toxicas, así como la acumulación de grasas.

Limitar el consumo de bebidas alcohólicas: dificultan o impiden la correcta depuración del organismo, ya que afectan al buen funcionamiento del hígado y los riñones.

Mantener una dieta equilibrada, con alto porcentaje de fibras para poder así regular el tránsito intestinal.

Tomar como mínimo un litro y medio de agua a lo largo del día.

Realizar ejercicio físico de forma regular

Evitar vestimenta que nos comprima la circulación así como el calzado

Realizar 1 a 2 veces a la semana masajes o tratamientos drenantes con cremas específicas.

Completar el tratamiento con fitoterapia, siempre que un profesional de la salud lo recomiende.

 

 

550x98cabecera

PLANTAS MEDICINALES, LAS CONOCES?

La Fitoterapia estudia la utilización de las plantas medicinales y sus derivados con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para aliviar o para curar enfermedades o dolencias.

fitoterapia1

 

Las hierbas medicinales han sido usadas por el hombre desde hace siglos con el fin de aliviar y mejorar diversas molestias y problemas de salud. Hoy en día son una buena opción para aquellas personas que prefieren un tratamiento natural.

Existe una amplia lista de plantas con propiedades medicinales, la mayor parte son bastante conocidas e incluso acudimos a ellas de forma cotidiana en nuestra cocina.

Os contamos las propiedades para nuestro organismo de algunas de las plantas que podéis encontrar en la farmacia.fitoterapia menos tamaño

  • AJO (Allium sativum L.)

Hipolipemiante: reduce los ácidos grasos circulatorios para combatir el colesterol y los triglicéridos.

Antiagregante plaquetario: favorece una correcta circulación sanguínea.

Antimicrobiano: contra bacterias, hongos y virus.

Antihelmíntico: para combatir parásitos intestinales.

 

  • ALCACHOFA  (Cynara scolymus L.)

Acción eupéptica: favorece una correcta digestión.

Colerética: incrementa la producción de bilis.

Colagoga: promueve la expulsión de bilis.

Antiemética: previene las náuseas y los vómitos.

 

  • CARDO MARIANO (Silybum marianum L.)

Impide la penetración de los agentes tóxicos dentro de la célula: modifica su estructura exterior.

Estimula la actividad de las sustancias que favorecen la regeneración de nuevas células en el hígado, útil en casos de inflamaciones hepáticas y favoreciendo una correcta funcionalidad de este órgano.

 

  • CÁSCARA SAGRADA (Rhamnus purshianus DC.)

Tradicionalmente, la cáscara sagrada se ha utilizado como laxante de corta duración (en casos de estreñimiento ocasional). Favorece un aumento del movimiento peristáltico (propio de las tripas) y una mayor secreción de agua y electrolitos de la mucosa hacia el exterior, favoreciendo la evacuación.

 

  • CASTAÑO DE INDIAS (Aesculus hippocastanum L.)

Tradicionalmente, el castaño de Indias se ha utilizado como antiinflamatorio y venotónico (disminuyendo la permeabilidad de los vasos y capilares sanguíneos). De esta manera, evita la retención de líquidos y favorece una correcta circulación.

Adicionalmente tiene acción preventiva y terapéutica en casos de hemorroides.

 

  • COLA DE CABALLO (Equisetum arvense L.)

Diurético: reduce la acumulación de líquidos en el organismo, efecto útil en casos de hipertensión y sobrepeso.

Remineralizante: debido a su alta concentración en silicio.

 

  • EQUINÁCEA (Equinácea purpurea L.)

Coadyuvante en el tratamiento y la profilaxis de infecciones recurrentes crónicas del tracto respiratorio superior (como el resfriado común), así como el tracto urogenital.

 

  • ESPINO BLANCO (Crataegus monogyna Jacq.)

Cardiotónico y antiarrítmico: aumenta la fuerza de contracción cardíaca (inotropo).

Cardioprotector y antioxidante: gracias a la inhibición de la actividad de algunas enzimas y la síntesis de sustancias en el músculo cardíaco.

GINKGO (Ginkgo biloba L.)

Vasorregulador: vasodilatador arterial, vasoconstrictor venoso, reforzante de la resistencia capilar, aumento del flujo sanguíneo.

Antioxidante: capta radicales libres e inhibe la generación de especies reactivas de oxígeno.

Neuroprotector.

 

  • HIPÉRICO (Hypericum perforatum L.)

Sintomatología asociada a las perturbaciones psicosomáticas.

Desórdenes depresivos moderados y suaves, ansiedad y fatiga nerviosa.

 

  • PASIFLORA (Passiflora incarnata L.)

Tradicionalmente, la pasiflora se ha utilizado como ansiolítica, tranquilizante y espasmolítica. Favorece la prolongación del sueño e inhibe la agresividad y la angustia.

 

  • SALVIA (Salvia officinalis L.)

Acción antimicrobiana y antifúngica: principalmente gracias a su aceite esencial, así como cierta actividad antiviral.

Antiinflamatorio: gracias al ácido rosmarínico.

Regulador hormonal: gracias a sustancias fitoestrogénicas que alivian síntomas del climaterio y la dismenorrea.

 

  • UÑA DE GATO (Uncaria tomentosa DC.)

Inmunoestimulante y antiinflamatorio: ya que inhibe los TNF alfa y, en menor medida, la producción de prostaglandinas PGE2.

El efecto inmunoestimulante se basa en la regulación de la proliferación de los linfocitos.

Recuperación de la memoria deteriorada: por el efecto de los alcaloides totales (principalmente los oxindólicos).

Estimula la reparación del ADN, la respuesta mitogénica y la recuperación leucocitaria tras un tratamiento quimioterápico.

 

  • VALERIANA (Valeriana officinalis L.)

Relajante e inductora del sueño.

Acción espasmolítica y relajante muscular: gracias al ácido valerénico que posee.

 

 

550x98cabecera

Back to top